(Trabajo para una o dos actrices. Clima de selva. Dos nativas)

 

Andrés Caro Berta

Registrado en AGADU

Para solicitar derechos de autor:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

(Fuente de inspiración para que aparecieran de la “nada”  las imágenes y las palabras, fue la música de Jorge Reyes del disco “Rituales prehispánicos”, 

especialmente los tracks 1 y 2)

 

 

(El autor sugiere un trabajo que incluya lo sensorial, el cuerpo trasmitiendo, los sonidos, las luces, las imágenes…)

 

 

Vieja- (Escucha) Es de no creer… El sonido se arrastra por los árboles hasta llegar a mis oídos… Lo veo… Siento cómo se desliza por entre el tronco… Viene de lejos…

 

 

Joven- Sí… Vieja Okoteca… Llega hasta acá… Yo también lo siento.

 

 

Vieja- ¿Tú?

 

 

Joven- Sí, yo

 

 

Vieja- ¿Cómo puede ser?

 

 

Joven- Porque el sonido no es sólo tuyo…

 

 

Vieja- ¿No? Pero yo lo veo deslizarse hasta mí

 

 

Joven- Como yo

 

 

Vieja- No puede ser

 

 

Joven- Pero es

 

 

Vieja- Te estás burlando

 

 

Joven- No, mira ahora el tronco hueco afinó su sonido y la mano izquierda que

 

 

lo golpea me dice que el viento quiere hablar

 

 

Vieja- No puede ser

 

 

Joven- Pero lo es

 

 

Vieja- ¿Cómo puede ser?

 

 

Joven- Es que ya no eres la única que posee el don de escuchar los sonidos lejanos a ti

 

 

Vieja- ¿No soy la única?

 

 

Joven- No

 

 

Vieja- ¿Cómo puede ser?

 

 

Joven- ¿Por qué eres terca y quieres tenerlo todo para ti?

 

 

Vieja- ¿Terca? Es que… Es que es… Era mío

 

 

Joven- ¿Y eso qué cambia?

 

 

Vieja- Que ya no lo poseo…

 

 

Joven- ¿Está mal?

 

 

Vieja- Ya no seré necesaria

 

 

Joven- Lo tuviste mucho tiempo y con él nos gobernaste

 

 

Vieja- ¿Y ahora?

 

 

Joven- Ahora serás una más

 

 

Vieja- No. Me van a echar

 

 

Joven- ¿Por qué?

 

 

Vieja- Porque ya no soy la única

 

 

Joven- Dices una verdad

 

 

Vieja- Entonces…

 

 

Joven- ¿Entonces?

 

 

Vieja- Me van a echar

 

 

Joven- ¿Por qué?

 

 

Vieja- Porque no seré útil

 

 

Joven- ¿Quién dijo que no lo eres?

 

 

Vieja- Ya no tengo el Poder

 

 

Joven- Lo tienes… Pero ahora compartido

 

 

Vieja- Compartido… ¡Qué extraña palabra!

 

 

Joven- Oye… El pájaro

 

 

Vieja- ¿Lo escuchas, tú también?

 

 

Joven- Sí, claro, Y el hombre en la montaña, orando

 

 

Vieja- ¿También lo escuchas?

 

 

Joven- Sí, claro

 

 

Vieja- ¿Qué dice?

 

 

Joven- ¿Quién?

 

 

Vieja- El pájaro

 

 

Joven- Que ha amanecido… Que su amada fue a recolectar para sus hijos

 

 

Vieja- ¿Y el hombre?

 

 

Joven- Llora

 

 

Vieja- Llora

 

 

Joven- Por su amada… que se ha ido

 

 

Vieja- Se ha ido…

 

 

Joven- Se ha ido…

 

 

Vieja- ¿Cómo puedes escucharlo estando tan lejos?

 

 

Joven- Vieja… Porque tú me lo has enseñado

 

 

Vieja- ¿Yo? ¿Cómo?

 

 

Joven- Tú… Me lo trasmitiste…

 

 

Vieja- ¿Cómo?

 

 

Joven- Escucha…

 

 

Vieja- El hombre llora, me duele

 

 

Joven- Sí, mete su mano en el agua buscando las lágrimas que no encuentra

 

 

Vieja- Dentro de él

 

 

Joven- Dentro de él

 

 

Vieja- ¿Moriré?

 

 

Joven- ¿Por qué?

 

 

Vieja- Porque ya no soy la única

 

 

Joven- ¡Oyes el metal rozando el cuero? El hombre saca el cuchillo

 

 

Vieja- Las hojas aplastadas. Protestan las ramas. Ahora camina

 

 

Joven- Camina

 

 

Vieja- ¿Voy a morir?

 

 

Joven- ¿Por qué?

 

 

Vieja- Porque escuchas lo mismo que yo

 

 

Joven- Está bailando

 

 

Vieja- ¿Quién?

 

 

Joven- El hombre

 

 

Vieja- Lo escucho poco

 

 

Joven- Ay, su lamento  es mejor que no lo escuches

 

 

Vieja- Quisiera, pero no puedo

 

 

Joven- Es mejor

 

 

Vieja- Pero, siempre escuché

 

 

Joven- Deja ahora que te lo cuente

 

 

Vieja- Pero… siempre escuché…

 

 

Joven- Es tiempo de que me escuches…

 

 

Vieja- ¿Por qué no lo puedo escuchar? ¿Qué dice?

 

 

Joven- No, no… Espera… Es mejor que no…

 

 

Vieja- ¿Qué no? ¿Qué pasa? ¿Qué le pasa?

 

 

Joven- Llora

 

 

Vieja- ¿Por qué llora? Tú que ahora escuchas lo que yo no escucho, dímelo

 

 

Joven- ¿Realmente quieres escuchar?

 

 

Vieja- Dime

 

 

Joven- Llora su muerte…

 

 

Vieja- ¿Se va a morir?

 

 

Joven- Llora por todos nosotros…

 

 

Vieja- ¿Qué dices? ¿Nosotros?

 

 

Joven- Su amada se fue… Se la llevaron…

 

 

Vieja- ¿Quiénes? Vamos, dime…

 

 

Joven- Los otros… Los que nos odian… Se la llevaron…

 

 

Vieja- Los otros… No quiero… escuchar… Toma mi piedra, apriétala para que te proteja…

 

 

Joven- Es inútil…  Él llora porque ha perdido a su amada… Se la han arrebatado…

 

 

Vieja- ¿Qué le han hecho?

 

 

Joven- La han matado…

 

 

Vieja- ¿La han…?

 

 

Joven- Y llora porque sabe que  vienen por nosotros

 

 

Vieja- Por… ¿Es eso lo que escuchas?

 

 

Joven- Sí, y me lo dice el pájaro que mira

 

 

Vieja- ¿Qué te dice?

 

 

Joven- Que allí están… Cerca… Más cerca… Dejando atrás al hombre, abandonado…

 

 

Vieja- ¿Y el hombre?

 

 

Joven- Llora su impotencia…

 

 

Vieja- ¿Y el cuchillo?

 

 

Joven- Es para él…

 

 

Vieja- No… No quiero escuchar… Corta su piel…

 

 

Joven- No escuches, vieja, no escuches

 

 

Vieja- Escucho… Sí, escucho… Y también oigo el agua… Se llena de ellos… Avanzan… Los escucho…

 

 

Joven- Son muchos…

 

 

Vieja- Hay que avisar…

 

 

Joven- Yo no hay tiempo… Por nuestros dioses… Ya no hay tiempo

 

 

Vieja- ¿Qué dices?

 

 

Joven- ¿No sientes? Están entrando a la aldea

 

 

Vieja- Siento… Siento… Escucho… No quiero sentir… No quiero escuchar…

 

 

Joven- Huelo la sangre… El fuego…  Oigo los gritos…

 

 

Vieja- No quiero, no quiero… Quiero morir

 

 

Joven- Los hombres… Nuestros hombres…

 

 

Vieja- ¿Qué pasa con ellos?

 

 

Joven- No pueden… Luchan… Mueren… Allá… y allá…

 

 

Vieja- Los pájaros se han ido

 

 

Joven- Se llevan las mujeres

 

 

Vieja- Deténlos

 

 

Joven- ¿Cómo? No puedo…

 

 

Vieja- Nos buscan

 

 

Joven- ¿Cómo saben? ¿Quién les dijo?

 

 

Vieja- El viento que los acompaña, los pájaros, los pájaros de ellos que ven todo

 

 

Joven- Es cierto… Los siento… Se acercan… Huye, vieja, huye

 

 

Vieja- No puedo… Mis piernas no me responden

 

 

Joven- Ven conmigo, mientras puedas

 

 

Vieja- No puedo… Vete tú, sálvate… Déjame, yo ya he vivido

 

 

Joven- No puedo, no puedo

 

 

Vieja- Vete

 

 

Joven- No puedo… Mi vientre pesa demasiado

 

 

Vieja- Están… Los siento… Se acercan

 

 

Joven- Lo sé. Los árboles que los miran, me lo dicen

 

 

Vieja- Traen la muerte para nosotras

 

 

Joven- A mí ya me han matado…  Quedamos sólo nosotras…

 

 

Vieja- ¿Por qué hacen eso?

 

 

Joven- Sólo te pido una cosa, vieja

 

 

Vieja- Dime, por todos los dioses, dime que ya se acercan

 

 

Joven- Mírame. Cuenta a alguien lo que nos pasa

 

 

Vieja- ¿Cómo, si vamos a morir?

 

 

Joven- Después de muerta… Después que te hayas ido, vieja.

 

 

Vieja- ¿Después? Pero… Ahí vienen… ¿Cómo hago?

 

 

Joven- Cuenta, vieja, cuenta… Aún después de muerta… Yo, te dejo… Prefiero morir yo a que me quiten la vida… Ahora que estaba aprendiendo… Ya no podremos disfrutar, vieja, de escuchar los sonidos…

 

 

Vieja- No me dejes sola…

 

 

Joven- No puedo… Ah…

 

 

Vieja- ¿Qué has hecho? No te vayas… No dejes sólo tu cuerpo a mi lado… ¿Yo qué hago? ¿Qué han hecho? No escucho… No escucho… Es demasiado silencio… Ay, fuera, fuera… Son muchos, rostros ensangrentados, sedientos de más, fuera, fuera, no los quiero cerca, váyanse, mátenme, esta vieja ya vivió, ay, así, así, castíguenme por haber vivido, por haber sido feliz… Tú, y tú, y tú, mírame a los ojos, mírame, anímate a mantener tu vista en mi rostro, ¿sabes?, alguien alguna vez se va a enterar lo que están haciendo, ay, antes oía más allá de mí, ahora me ahoga mi dolor… ¿Por qué, dime, por qué quieren matar? ¡Mírame a los ojos, cobarde! Si tú también vas a morir, por qué frenar la vida de los otros… ¿Por qué… ay… por qué lastimar? ¡Mátame ya! ¡Mátame ya! ¡Yo ya he vivido, eso no me lo puedes quitar! Una pena… Creía que me iban a matar por no ser la única que escuchaba… ¿Te das cuenta? Y eres tú… Salido de la nada… Con nada adentro… Ciego… En el tiempo en que les daba a las demás el poder de escuchar, interrumpes lo que iba a ser… Y mira lo que das… y lo que quitas… Ay, mi líquido rojo sale de mí… ¿Estás feliz? ¿Te da placer? ¿Sabes? Hay algo que no me vas a poder sacar… Me llevo mi vida que no te voy a dar… Te quedarás vacío… Y solo, aunque tengas lo que has venido a buscar… Todos los que has matado te van a acompañar mortificándote mientras te acerques a tu propia muerte… Y la vas a desear… Y va a demorar, sí, guerrero torpe, va a demorar, ay… Vas a ver que va a demorar… Será lenta para que la puedas desear con tus entrañas doloridas de tanto esperar… Ay… Destruye, mata, lastima, viola… Invadiremos tus sueños, golpearemos tu cabeza para que no puedas olvidar lo que has hecho… Ay… Mírame… Mírame… Mira dentro de mis ojos… Ellos te mostrarán de acá hasta tu fin lo que has hecho… No podrás escapar… Adiós, cobarde, podrás matarnos a todos pero mis ojos te acompañarán como un molesto compañero hasta tu muerte… Y después también… No vas a poder descansar… Y pedirás algo que no va a  llegar, incluso después de tu propia muerte… Paz… Te dejo con tu triunfo… y te quito la tranquilidad, la alegría, la vida… Porque yo también me llevo todo eso para que nunca puedas descansar. Pide perdón por lo que has hecho, que nunca te lo voy a dar.  (Se cae y muere)

 

 

Fin

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar